23 jun. 2009

No me pude resistir.

El otro día me pasé por la tiendo en la que suelo comprar las cosas imprescindibles que necesito para el patchwork y Julia (la dueña) me dice “mira lo que he traído” y se trataba de cuatro paneles que servirían para hacer una alfombra-maqueta de una estación de trenes y su recorrido y los trenes y las casas que lo compondrán. Y sencillamente no pude resistirme en cuanto llegue a casa monté tres de las casas a falta de relleno y uno de los vagones, llevarán velcro (no se como se pone) para que el jefe de estación Jose Antonio coloque las casas y el tren a su gusto. Además para cuando termine de jugar con una de las piezas se puede hacer una cesta para guardarlo todo, lleva también un montón de letras que no se aún que haré con ellas pero que alguna utilidad les daré.
A mi me parece que es genial y en la tela pone esta dirección por si alguien está interesada.
http://www.rjrfabrics.com/
de todos modos Julia Pita tiene intención de venderlo además de en su tienda, en la feria de creativa de octubre en Valladolid.







15 jun. 2009

No solo de patchwork vivimos

La semana pasada le pedí a mi amiga la bruja Pepa el patrón para hacer unas camisetas con una bañista de caderas amplias y carnes prietas que le vi en su blog y me encantó, como siempre mi amiga que me malcría me lo envió inmediatamente y este fin de semana pude preparar tres camisetas con ese motivo, una para mi hija, otra para la novia de mi hijo, y otra para mi, me encanta como han quedado y además como utilicé las telas Tildas se las ve muy coquetas y femeninas.
Además me puse al día con las cestitas mensuales que ya tenemos la mitad y son preciosas.
Por supuesto me puse al día con el Dear Janne a pesar de que el último bloque tenía 49 piezas tan pequeñas que se perdían entre los dedos, pero tengo que reconocer que quedan preciosos, además y como vengo haciendo últimamente adelanté algún bloque facilito para cuando esté de vacaciones no me pierda demasiados.
El resto de los SALs tengo que reconocer que los tengo un poco abandonados y es que últimamente apenas tengo tiempo y tengo que priorizar, pero no pienso dejarlos para siempre.






Además quiero compartir con vosotras algo que veo todos los días pero apenas disfruto, y es el lugar donde trabajo, a pesar de vivir en el centro de la ciudad, tengo el privilegio de trabajar en un lugar donde los edificios están rodeados de naturaleza. Setos altos y cuidados, grandes praderas de hierva verde y bien cuidada, y rosas muchas rosas. Digo que no lo disfruto por que solo lo veo cuando entro y salgo de la empresa, pero últimamente desde que hace buena temperatura dedico mi tiempo de descanso para dar un paseo y llenarme los ojos y el olfato de color de olores y de luz.
Algunas veces tenemos cosas hermosas delante de nuestras narices, tenemos algo que puede alegrarnos el día y las preocupaciones o las prisas hace que no lo veamos siquiera, desde ahora pienso ir por la vida con los sentidos en guardia para no perderme nada que pueda arrancarme una sonrisa.













Exposición en Burgos de Marini.

Desde la asociación de Retacería de Castilla y León me han enviado estas fotos de la exposición que Marinin de Burgos a realizado, como me parece muy interesante dar a conocer todas las actividades de las que tengo noticia y se realizan en mi comunidad quiero compartirlo con vosotras.
Las fotos estaban un poco cargadas de color azul y aunque he intentado arreglarlas tendréis que perdonar este color poco natural, de todos modos creo que podéis disfrutar de estos preciosos trabajos.










8 jun. 2009

Fin de semana a tope. 2

Pero esto no fue todo, al día siguiente fue el encuentro anual de la asociación de retacería de Castilla y León y aunque solo me quedé por la mañana pude disfrutar de la exposición y sobre todo de la charla que nos dio Rosario Casanova sobre los Amis y que a mi personalmente me encantó, su explosión la acompañó de fotografías que ilustraban sus palabras y al final pudimos acercarnos a ver y tocar auténticos quilts Amis, fue genial.
Además durante la mañana tuve tiempo de realizar unas compras imprescindibles y me fuy a casa cargada de telas, botones, una lapicera con minas al agua en blanco y negro, alfileres de las que nunca tenemos suficientes y un pequeño libro de aplicaciones, además de algunos paneles, entre los que destaco el del árbol genealógico que me encantará ir aumentando con los nombres de mis hijos y nietos.