3 mar. 2008

Los quilts de patchwork no se venden ni se comprar se heredan.

Hace tiempo ley esta frase y me dio que pensar, pensé en mi hija que ahora se va a convertir en madre, pensé en mis nietos, el que está en camino y los que vendrán después y también en mi madre y mi abuela, y sobre todo pensé en una especie de hilo invisible que une las distintas generaciones a través del tiempo, pensé también lo que sentiría si tuviese la oportunidad de tener en mis manos una pieza de patchwork realizada por alguna de las mujeres de mi familia que me han precedido, y sabiendo que esas labores se tejen con hilos de amor, paciencia y se enredan con pensamientos, problemas cotidianos, pensamientos alegres y alguna vez tristes, y deseé que alguien, alguna vez tuviese en sus manos una de esas labores que tejiendo amor, paciencia, sueños e imaginación hago ahora.Y comprendí que esto del patwork no es solo una afición más, comprendí que esto puede ser un legado.

7 comentarios:

ana-ane dijo...

Gracias Blanca lo has dicho de una forma tan bonita y tierna que me ha llegado al corazón, yo no lo hubiera dicho mejor, aunque así lo sienta, ahora ando muy justa de tiempo pues para mi los lunes, son el dia de la gran batalla, pero prometo visitarte. besos ane

Karmela dijo...

Hola Blanca, gracias por tu visita, con respecto al tema Quaker...la verdad no se muy bien de donde viene la palabra en el termino de bordados.
Se que hay libros que lo explican pero creo que son en inglés.
Siento no poder haberte sacado de dudas, cuando lo sepa te lo digo para mi también es nuevo este mundo.
Haces cosas preciosas con el patch.
Un saludo

Laura dijo...

Me ha emocianado mucho tu comentario. Respecto lo que dices aqui, puedo suscribirlo totalmente, solo que yo no hubiera podido decirlo tan bonito, gracias.

Estrella dijo...

Tu entrada me ha llegado al alma y me ha emocionado profundamente. LLevo muy poco tiempo haciendo pachwork pero he sentido lo que describes cuando he visto y tenido en mis manos una labor realizada por mi madre o por mi abuela. Mi abuela materna me enseñó a hacer punto de cruz cuando yo sólo contaba siete años, era una niña muy curiosa y traviesa y ella supo canalizar aquella inquietud hacia las labores, lo poquito que sé lo aprendí de ella y hoy cuando estoy con una labor en la mano miro encima de mi hombro esperando ver su cara con un gesto de aprobación o desagrado, lamentablemente se marchó aunque por siempre está en mi corazón, hoy respiro y vivo gracias a la belleza de su legado, un saludo, Estrella.

María Pilar dijo...

Comparto totalmente tu opinión de que las labores de patchwork, y por añadidura todas las labores manuales son para que pasen de generación en generación. Yo tengo toda la casa llena de cosas de ganchillo hechas por mi madre, tambien tenía mucha habilidad para la costura, nos hacía la ropa a todos, pantalones, abrigos, incluso calzoncillos a mi marido y mi hijo. Ya hace 14 largos años que no está y tanto mis hijos como yo estamos orgullosos de su legado.
Hace 3 años empecé yo con el patch y ya he hecho varias cosas para mis hijos. También mi hija está embarazada y estoy haciendo cosas para mi futuro, del que aún desconocemos el sexo. Si te metes en mi blog verás alguna. Besos

SOGAMAR dijo...

Hola Blanca. Muchas gracias por tu visita a mi blog.
Lo primero, el patrón del perro, si quieres te lo puedo mandar por correo. Es que no tengo escaner y me lo dejó mi profesora. Si visitas las entradas antiguas de mi blog, tengo hechos otros, muy bonitos también.
Con la tela de los triángulos voy a hacer unos perros también. A mí me encantan y mi madre quiere también.
Me ha gustado mucho tu blog. Y llevas toda la razón. Todas estas labores se heredan. Aunque también se regalan. De momento no llevo mucho con el patchwork, pero sólo puedo decir que me encanta.

Anónimo dijo...

Hola sabes mi abuela que vivia en un rancho en el norte de Mexico siempre nos ponia por las tardes sus colchitas en el piso para dormirnos un rato o jugar en ellas y mis vestidos los heredaba a primas mas pequeñas y terminaban siendo parte de las colchitas con el tiempo. Mi abuela ya murio y lo unico q le pedi a mi abuelo que me regalara fue una colchita que cuando mi hija empezo a gatear se la ponia estoy totalmente de acuerdo que se heredan, ahora se que se llama patchwork y no colchas de garritas como decia mi abuela, lo unico que me arrepiento es no haber prestado atencion a esos hilos de amor y paciencia cuando las hacia para haber aprendido desde niña hacerlas con una gran maestra como era ella.
Saludos desde Mexico y gracias por llenarme de recuerdos.