6 mar. 2008

Renovado placer por lo bello

En un libro sobre bordado de cinta de seda, en la presentación dice algo así como que es una labor que comenzó en Francia en el siglo XVIII y después se extendió por toda Europa, este tipo de labores se mantuvo en pleno auge hasta mediados del siglo XX, y ahora en el XXI se está redescubriendo gracias a la vuelta de la pasión por las labores femeninas y al renovado placer por lo bello.
Esto me ha hecho pensar que este periodo en el que se ha perdido el placer de las labores coincide precisamente con mi propia vida ya que nací en el 59, también me hace reflexionar sobre algo que ha sido supongo que necesario para nosotras (me refiero a las mujeres) y es el hecho de que de alguna manera hemos tenido que salir a luchar por nuestro propio lugar en el mundo, nuestro derecho a ocupar nuestro sitio no solo en casa y criando a nuestro hijos, si no buscando nuestra independencia, reclamando nuestro derecho a un lugar con las mismas condiciones y derechos que nuestros compañeros. Y es ahora cuando en parte hemos conquistado esas metas cuando ha llegado el momento de retomar nuestra propia identidad y hacer aquello que nos satisface y llena nuestro afán por la búsqueda de la belleza pero de una forma consciente y por el simple placer de hacer lo que deseamos.
Quiero decir que la mujeres que hoy en día hemos retomado el gusto por las labores lo hacemos por puro placer, para nuestra propia satisfacción y hemos conquistado para nuestras hijas el derecho a elegir si desean o no realizar estas labores.
Sin darnos cuenta creo que estamos llegando a una situación mucho más placentera para nosotras, podemos ser amas de casa, esposas, madres, podemos trabajar fuera de casa, y además podemos hacer las llamadas “labores femeninas” por el puro placer de hacerlas, sin una obligación, y creo que esto es una gran conquista. Seguro que muchas habéis visto la portada de ese libro que se llama “socorro me he casado con una quilter” creo que define muy bien la situación actual, nuestros esposos ya no creen que esto de las labores sea un arte menor, creo que por fin están comenzando a comprender.

2 comentarios:

Eloisa dijo...

Hola quiero agradecerte tus palabras en mi blog en mi entrada LA VIDA.Creo que aun estando tan lejos quizas por que somos de una misma época ya que yo nací en el 62 nos llevamos poquito,tenemos la forma de ver la vida muy parecida y como dices no hay mayor placer que reunir a los tuyos y cuando estan todos juntos mirarlos,mirarlos a ellos y a los que con ellos han llegado.Tambien tengo un nieto que nos tiene locos a todos con 16 meses,que te voy a decir que no sepas,verdad?.
Te pongo entre mis blogs para poder visitarte cada poquito para ver que haces,un beso.

liandolamadeja dijo...

Me identifico totalmente con este post, soy del 60 y es desde hace pocos años que he descubierto mi pasión por las telas, ¿he descubierto ó he salido del armario?

Yo no tengo el clásico trapito de puntos que casi todas tienen del colegio o del instituto y no sabes como lo hecho de menos ahora...
me gusta mucho que mi hija esté aprendiendo a tejer y que le encante personalizar su ropa y como tu muy bien dices lo haga por placer no por obligación
Loli