10 abr. 2008

Homenaje a mi ciudad

En el blog de Silvia (http://sylviareguero.blogspot.com/) he visto unas preciosas fotos de su ciudad y por eso me he decidido a paneros yo unas de esta ciudad que no siendo la que me vio nacer, es la que me ha acogido y por la que siento un profundo respeto y un gran amor. Siempre recordaré las montañas en las que nací en Cervera de Pisuerga – Palencia, pero Valladolid se ha convertido en mi ciudad con mayúsculas, aquí conocí a mi marido, aquí me casé, nacieron mis hijos, aquí está enterrado mi padre también, y aquí nacerá mi nieto. Ya no podría marcharme de esta ciudad sin sentir un enorme dolor en el corazón.
Una de las cosas que mas me gustan de Valladolid es lo preciosa que está desde hace unos años, y si algo me entusiasma es descubrir en cualquier rincón esas estatuas de la vida cotidiana de la ciudad, esas estatuas que puedes tocar y pasear entre ellas como si de un ciudadano más se tratara.
Este quiere ser mi pequeño homenaje a la ciudad que me acogió.Las fotos estás sacadas de la web:






En el campo Grande que es un parque de la ciudad en la que los pavos reales y los patos campan libremente por sus veredas y entre la gente, puede dejar que el viejo fotógrafo te inmortalice con su cámara de bronce.


Este es el eterno viajero, está en medio de una plaza llamada plaza del Coca, y en alguna ocasión me han dado ganas de resguardarme bajo su paraguas o ayudarle con el peso de su maleta.


Este guardia urbano que parece tomarse tan en serio su trabajo realmente te pide que te pares un momento en el pasado.

Y quien puede resistirse a sentarse un rato junto a Rosa Chacel, tras un agradable paseo hablar con ella de poesía o del tiempo.

Claro que acercarse al museo de la ciencia y sentarse junto a Eintein, es también un lujo, por que quien puede darte una explicación mejor antes de entrar en el museo, y lo bueno es que está a cualquier hora que te acerques.

1 comentario:

Sylvia Reguero dijo...

Me encantan las Ciudades con esculturas