16 sept. 2009

Lo que nos perdemos por no ir con los ojos muy abiertos

Cuando estoy de vacaciones me encanta madrugar para darme un paseo a primera hora antes de que comience a calentar, me gusta pasear a esas horas en las que el fresco de la mañana hace que aceleres el paso y la pereza se queda agazapada en la cama que acabas de dejar, me gusta ver como las plantas se desperezan, este año he observado unas flores que se abren con la luz del sol y a esas horas que yo las visito aún están recogidas, es para mi un placer andar rápidamente y sentir el fresco de la mañana y respirar por que a esa hora el aire huele a tierra húmeda y dormida, el césped cruje con las pisadas y la luz aún no dibuja claramente los objetos, me encanta caminar sola a esas horas por que me permite pensar y ordenar mis ideas en la cabeza y encontrar la energía para afrontar el resto del día.
Este año además me he levantado especialmente pronto por que en cuanto abro los ojos y me llega el olor de la mañana no puedo evitar salir de la cama, me calzo mis playeros, ropa cómoda y cojo mi mp3 para caminar al sonido de la música.
Pero en una de esas mañanas especialmente tempranas a principios de septiembre pude contemplar el mayor espectáculo de mi vida, la luz aún era mortecina y caminaba bordeando la playa, de pronto a unos pasos de distancia una chica miraba al mar con los brazos un poco abiertos y su expresión era de tanta paz, de tanto asombro que no pude evitar mirar hacia donde ella miraba y entonces lo vi, el sol estaba saliendo por la línea del horizonte detrás del mar dejé de respirar y ni siquiera parpadeaba por que solo duró unos pocos minutos pero vi el mayor espectáculo de mi vida, es asombroso, una bola enorme naranja saliendo del mar como si estuviera tomando un baño matutino y poco a poco fue subiendo hasta verse entera y después fue encontrando su lugar en el cielo. No puedo explicar lo que se siente pero en ese momento comprendí que pase lo que pase, que por muchos problemas que tenga durante el día mañana el sol volverá a salir ofreciendo el mayor de los espectáculos.
Por supuesto al día siguiente volví a disfrutar del amanecer pero esta vez me acordé de vosotras y me llevé mi cámara de fotos.






14 comentarios:

celia dijo...

MUchas gracias por estas fotos tan estupendas,yo suelo ver salir la luna y tambien es un espectaculo,tienes razon al decir lo que nos perdemos porque desde el terrado de mi casa se ve salir el sol en ese mismo Mediterraneo que tu has fotografiado,pero nos levantamos por la mañana con el estrés puesto y no nos paramos un momento a ver cosas que pasan delante de nuestras narices,gracias por darnos que pensar un abrazo y que lo disfrutes mucho y te llene de energía,un abrazo bueno mejor muchos abrazos de alguien que te sigue con mucho afecto.Célia

PILAR dijo...

Blanca, no lo puedes evitar, tienes alma de poeta.
Yo se de esas salidas de sol, tengo la suerte de poderlas ver todos los dias, ya que cuando llego al trabajo aun es de noche, y me subo a la terraza para verlos salir.
Las fotos preciosas.

montse dijo...

Las fotos son preciosas, y nos deberian hacer reflexionar a todos, que en el Universo no somos nada, y que nada vale el dinero, el egoismo, la envidia, hay que mirar a nuestro alrededor y empezar a valorar lo que realmente merece la pena que es VIVIR
Un besazo enorme

Eloisa dijo...

Gracias por compartir estos momentos y acordarte y darno un poquito de ello.Me encanta como escribes y como sabes plasmar lo que sientes,eres un cielo,un besazo guapa.

Eva dijo...

Gracias por esas fotos, yo que tambien me levanto muy temprano y no por caminar, sino porque tengo dolor en la cama, y cuando me despierto sea las site o la 6,30, me hago el café con leche, me tomo las seis pastillas que me tocan y me siento en la terraza, y veo salir el sol a traves de los pinos, pero yo no oigo música, sino a los pájaros cuando despieran y el susurro de la vida al despertas.

Besos

Eva

Estefania dijo...

Enhorabuena por saber disfrutar de la pureza y la inmensidad de la vida y gracias por querer compartirla con nosotras.
Un besote

Anna S. dijo...

Jejeje...me encanta venirte a ver Blanca, para leer tus pensamientos.

Betty Patch dijo...

Que preciosidad de fotos. Me encanta tu forma de escribir. Cuando te leo me voy a otro planeta. Me alegro que hayas disfrutado de un momento tan lindo. La vida a veces nos ofrece bellos regalos, y este ha sido uno de ellos. Un beso.

Lily dijo...

las fotos divinas, yo puedo contemplar ese paisaje muchas veces porque vivo casi enfrente del mar, pero es verdad que uno a todo se acostumbra y muchas veces dejamos de admirarlo. tus palabras siempre acertadas. buen fin de semana y un beso enorme querida Blanqui.

CARMEN dijo...

Hola Blanca paso a saludarte,desde luego que la naturaleza nos ofrece los mayores espectáculos de belleza.Un beso

PIRI dijo...

gracias por este hermoso reportaje

ana-ane dijo...

Gracias guapa, son unas imagenes preciosas.
Y todo lo que he podido ver y leer en tus últimas entradas mientras he estado de vacaciones me llenan de satisfación. Muchísimos besos

miscosturas dijo...

hola Blanca,despues de mucho tiempo,aqui estoy, yo naci y me crie en el cámpo, te imajinas que salidas y puestas de sol por doquier, lo mas bello de mi vida, pero esto esta super, un gracias muy grande y como digo siempre ,un recreo para el alma,gracias,Nelly.

Pilar Marquez dijo...

gracias por ese regalo para la vista y el espíritu. Besitos. Pilar