18 sept. 2008

tiempo de otoño

Llega el señor otoño con su manto de hojas de mil colores, llega con los bolsillos llenos de castañas, de nueces, de manzanas, de calabazas, llega rodeado de viento y de sabores.

Desde hace ya unos años el otoño se ha convertido en la estación preferida del año, quizás por que carece del descaro del verano, de la locura de la primavera y de la tristeza del invierno, cada año el otoño llega envuelto en nuevos olores, es tiempo de recoger los frutos, tiempo de llenar las despensas de hacer mermeladas de zarzamora para el invierno, tiempo de recogimiento, es el tiempo del olor a tizas, y lazos y olor a cuadernos y libros nuevos, tiempo de zapatos de colegio, tiempo que en mi vieja castilla se desliza tras los cristales de la escuela, mientras los niños sueñan con correr entre las hojas caídas de los árboles, es tiempo de recoger las colchas y sacar los edredones cargados de olor a flores y plantas que se guardaron en los arcones.
Es tiempo de bordar y tejer y coser tras los cristales en las tardes de lluvia, pasear por el campo contemplando con asombro los mil colores de los árboles, y el tiempo de ponerse la bufanda, pero dejarse acariciar por la luz del otoño y el sol que aun calienta.
Tiempo de castañas de calabazas, de nueces y de narices rojas.
Es el tiempo de la calma, de mirar hacia dentro, de contemplar el paisaje y pensar en los amigos, tiempo de reencontrar la rutina, es el tiempo de la madurez.
Pero es también el tiempo de la alegría, del reencuentro, el tiempo de la luz perfecta que presta a los objetos su verdadero color y su auténtica forma, tiempo de nuevos proyectos, y cada otoño regresará para dejar descansar a la tierra después de darnos todos sus frutos, y regresará el otoño con el calor entre las hojas del bosque.
Ya veis que el otoño es sin duda mi estación del año preferida, pero es que esto tiene truco, desde hace tiempo he decidido que viviré cada momento de mi vida con la mayor alegría y siempre, siempre con ojos nuevos.
A todas os deseo una buena preparación para el otoño, salir al campo si es posible y no dejéis que se escape de entre vuestros dedos ni un rayo de sol, tan solo los hilos y las telas, las caricias y los abrazos por que nadie como el otoño para enseñarnos a ser generosos.





6 comentarios:

isabelita dijo...

Bueno seguro que hay a quien no le gusta pero a mi me encanta el otoño porque la verdad es que tiene unos colores preciosos

Paqui dijo...

A mi también me gusta el otoño, aúnque me pone bastante melancolica. Me encanta ir a los jardines, pisar las hojas secas....
besos

Angelines Artero dijo...

Muy bonito el cambio en tu blog, me encantan esos colores otoñales, el trabajo de los conejitos una monería. Siento que no nos pudieramos conocer en Zaragoza. Besos

Gabriela dijo...

A que esas fotos de los árboles es de Mendoza.Nunca oyo la canción..."no es lo mismo el otoño en mendoza, emprendrerle el adios a las hojas y acostarse en un sueño amarillo.La tarde nos dice al llevarse el sol , que siempre al recuerdo lo inicia un adios...Para quien no ha vivido en mendoza, Otoño son cosas que inventó el amor!" Lo canta Mercedes Sosa, acompañada de un mendocino. Jorge sosaEs muy bonita y es una cancion muy conocida en mi pais, Argentina.La invito a que si puede la escuche.Un beso mendocino, y Feliz Otoño

irene dijo...

preciosas la fotos y tu comentario,
besitos abuela

tere dijo...

leo que el otoño te pone poetica, romantica y muyyyyyy trabajadora....yo soy flor de otoño, jeje es la estacion del año que me da vida,harta de calores, y con muchas ganas de hacer cosas, sobre todo de taparse un poquito mas con esos quilts que tengo que acolchar...jajjaj BESOTES